VACUNACIÓN ANIMAL

LA IMPORTANCIA DE LA VACUNACIÓN ANIMAL

La salud animal y la humana se vinculan directamente. La concientización e investigación en este campo, es fundamental.


La importancia de la vacunación animal

La salud animal y la humana se vinculan directamente. Convivimos a diario con mascotas, razón por la cual, aumenta el riesgo de contagio de ciertas enfermedades que transmiten los animales. La concientización e investigación en este campo, es fundamental, dado que muchas de estas enfermedades pueden ser mortales.

En la Universidad de Buenos Aires se investiga la vacunación animal, tanto como la humana. Las vacunas han salvado millones de vidas y han evitado la propagación de enfermedades en un mundo cada vez más poblado e interconectado.

Algunas enfermedades son transmitidas a los humanos a través del contacto con animales o la ingestión de productos animales. Algunas de estas zoonosis, como la Brucelosis pueden ser controladas por vacunación de bovinos y la calidad de la vacuna es fundamental.

Otro caso relevante es la Rabia, enfermedad viral que puede ser mortal para humanos y que puede evitarse si se vacunan adecuadamente las mascotas: “Las mascotas ocupan un lugar importante en el plano afectivo y los tratamientos veterinarios han aumentado en complejidad y costo”, explica Leonardo Alonso, Dr. En Bioquímica y Biología Molecular, quien investiga en el Instituto de Nanobiotecnología de la Facultad de Farmacia y Bioquímica de la UBA.

Entre otros temas importantes, en el Instituto se investiga sobre la vacunación animal, alcance, desarrollo de vacunas y calidad de las mismas: “Un problema generalmente asociado a las vacunas animales es su baja efectividad y es en este campo donde todavía existe un largo camino por recorrer desarrollando nuevos adyuvantes o vacunas más potentes” aporta Mariana Arregui, investigadora en formación en biotecnología.

“En la actualidad existe un anticuerpo monoclonal registrado para el tratamiento de una enfermedad canina, lo cual constituye un hito teniendo en cuenta que los anticuerpos monoclonales estaban restringidos al tratamiento de enfermedades  humanas graves y que son medicamentos caros”, explica Leonardo Alonso.

El alcance del trabajo en laboratorio

La vacunación en animales persigue varios objetivos que abarcan desde la mejora de la calidad de vida de los animales, por ejemplo mascotas, el incremento de la productividad de kilogramos de carne, hasta la performance deportiva de caballos de carrera.  Es importante el estatus sanitario de un país porque el acceso a mercados centrales depende de éste, por ejemplo el estatus libre de aftosa es crítico para el ingreso de carne a muchos mercados, en este caso la vacunación es clave.

Según Alonso, “Las vacunas destinadas a mascotas permiten un margen de rentabilidad interesante para las empresas que las desarrollan. En nuestra opinión el desarrollo de mejores vacunas y productos biológicos para el tratamiento de mascotas es una oportunidad para las empresas argentinas ya que por un lado, permiten la diferenciación de productos mejorando la competitividad  y por otro aumentan el margen de rentabilidad por producto”.

En cuanto a los productos veterinarios biológicos diferenciados, como las vacunas a subunidades, los investigadores creen que la Argentina tiene un gran potencial  donde la experiencia local en el desarrollo de productos biológicos complejos, junto con las características productivas del país, constituyen factores que potencialmente pueden favorecer la producción de medicamentos de alto costo para el mercado mundial.

El trabajo actual en relación a vacunas animales

El Instituto de Nanobiotecnología es de dependencia compartida entre la Universidad de Buenos Aires y el Conicet. Los investigadores Leonardo Alonso y Mariana Arregui componen un equipo de trabajo de vasto alcance en estos temas.

En la actualidad, se encuentran trabajando en la obtención de mejores adyuvantes para vacunas veterinarias y también en el desarrollo de vacunas a subunidades: “Las vacunas veterinarias suelen contener antígenos del tipo de virus  muertos o atenuados que requieren sistemas de producción complejos, por ejemplo cultivo de células eucariotas o huevos (como en el caso de la vacuna de Rabia o Influenza)”, explica Alonso.

“Si pudiéramos obtener antígenos que estén constituidos por proteínas (subunidades o partes de los virus), las cuales se podrían obtener en cantidades considerables en forma económica, sería una mejora sustancial y una ventaja en la producción actual de vacunas veterinarias. En este punto la Biotecnología es clave y para ser competitivos en este campo, estamos desarrollando plataformas de expresión que nos permitan obtener antígenos proteicos complejos, por ejemplo virus like particles (VLPs) en células de insectos o eventualmente en larvas de insectos”, completó.  

En tanto, Arregui contó que han trabajado en el desarrollo de biológicos y vacunas humanas, productos que requieren franquear exigencias regulatorias elevadas. Con este fin, se utilizaron técnicas analíticas complejas que ahora se aplican para el desarrollo de los antígenos a utilizar en vacunas veterinarias: “Actualmente nos encontramos desarrollando una vacuna para gripe equina con el objetivo de lograr una protección inmune que no se vea afectada por los cambios con los que año a año el virus de influenza (H3N8) se presenta y de esta manera simplificar los planes de vacunación».

«Estas vacunas a diferencia de las tradicionales, que utilizan virus enteros para inmunizar, se basan en la producción biotecnológica de proteínas del virus influenza H3N8 y para ello utilizamos larvas de insectos como biofábricas. Además, estamos trabajando para obtener una vacuna que otorgue una doble protección contra tétanos e influenza”, finalizó la investigadora.

 

Fuente: Noticias UBAHoy